¿POR QUÉ PODEMOS SENTIR CUANDO ALGUIEN NOS ESTÁ MIRANDO FIJAMENTE?

pexels-photo-551652 (1)

Una mirada directa puede ser señal de una posición dominante o de una amenaza, y no nos gustaría ser atacados. Por lo general solemos comprobar la dirección de la cabeza y la posición de los ojos de la gente para ver si están viendo. ¿Cómo lo supimos?

A pesar de que esa mirada pueda ser de intimidación, admiración o compasión, el haberla detectado no deja de ser sorprendente para nosotros. Como si tuviéramos un sexto sentido.

A juzgar si los demás nos miran pueden venir naturalmente, pero en realidad no es tan simple como nuestros cerebros tienen que hacer mucho trabajo detrás de las escenas

Incluso cuando la gente no podía decirle, tendían a pensar que estaban siendo observados.

Así que la percepción no sólo involucra a las señales visuales, nuestros cerebros generan supuestas experiencias y coinciden con lo que vimos en un momento determinado.

Hay varios elementos que se combinan: uno tiene que ver con la evolución del ojo humano, otro en cómo dependemos de la interpretación de las miradas en nuestro desarrollo y comunicación como seres sociales y, finalmente, en cómo nos sirve como mecanismo de defensa y supervivencia.

En contraste con otros animales, la parte del ojo humano que rodea la pupila, la esclerótica o blanco del ojo, es considerablemente mayor.

En la mayoría de las especies, la pupila es grande y abarca casi todo el ojo. Esto es particularmente útil para ocultar los ojos y no llamar la atención de depredadores. Al mismo tiempo, el depredador no quiere que la presa sepa que la tiene en la mira.

Pero, en los humanos, un blanco de ojo grande nos permite determinar rápidamente la dirección de la mirada del otro.

 

IMG_2241-300x225 (1)

 

Mirando de frente a la cara de otra persona podemos definir con bastante exactitud si está mirando a la derecha, a la izquierda, arriba, abajo o directamente a nosotros.

Y no tenemos que estar de frente. También podemos evaluar la dirección de la mirada a través de nuestra visión periférica, aunque este método es menos exacto.

Sin embargo, no tenemos que estar viendo los ojos ajenos para calcular en qué dirección apuntan. Nuestra visión periférica también toma en consideración la posición de la cabeza y el ángulo del cuerpo para saber si la persona nos está mirando o no.

En todo caso, sin todavía no estamos seguros, nuestro cerebro trata de ser positivo y presume que la mirada sí está sobre nosotros.

El lenguaje de los ojos

Esto se debe a que los humanos somos muy sensibles a las miradas de otros.

La supervivencia humana ha llegado a depender mucho más en la cooperación y coordinación de nuestros esfuerzos con los de otras personas.

Aparte de tener que preocuparse por el peligro inminente, nuestro cerebro  se prepara para la interacción y la conversación puede colorear nuestro juicio. Ya que la mirada directa es a menudo una señal social de que la otra persona quiere comunicarse con nosotros.

El reto ahora es de determinar si la tendencia es genética o aprendida.

Las personas que tienen autismo son menos capaces de decir si alguien está mirando. Por el contrario, las personas con ansiedad social tienen una mayor tendencia a pensar que están bajo la mirada de los demás.

Déjanos tu comentario