Como castigar y educar a nuestros hijos

Capthgura

 

Estamos en una sociedad moderna donde las maneras de castigar y educar a nuestros hijos han cambiado, mucha tecnología y distracciones hacen que el comportamiento de los niños y jóvenes sea diferente. Antes un castigo era no salir a jugar con los amigos, no ir a un paseo o quitarle por uno días el juguete favorito, en la actualidad las tablets, los celulares, las computadoras y los juegos de video con los protagonistas de los caprichos y conductas de los más pequeños de la casa.

Como adultos tenemos que dar el ejemplo a los niños para que aprendan a respetar las normas y los límites, lo primero que hay que hacer es intentar ser un ejemplo a seguir para que ellos vean un modelo o un pilar en su vida que les predique con el ejemplo, los niños tienden a repetir conductas.

El castigo no debe entenderse como una forma de hacer sentir mal a los niños sino como una consecuencia a una acción determinada, no debemos humillarlo o reprenderlos en frente de sus amigos o familiares, se debe dialogar para hacer que el niño vea el error y haga conciencia que toda mala acción tiene como resultado una corrección y un castigo.

Cuando nuestros hijos están pequeños en edades de 2 a 5 años debemos ser firmes y con mano dura, en estas edades se forma el carácter y es cuando ellos van reconociendo lo bueno y lo malo, a esta edad los niños son muy susceptibles al tono de voz con el que se los habla, debemos dirigirnos de manera seria a los niños les sirve para saber que no han actuado correctamente y que existe un grado de descontento.

Una medida que funciona en el caso de los niños escolares en la actualidad es cuando les quitamos los artículos tecnológicos, no hace falta usar la violencia a la hora de castigar, los niños y jóvenes aprenden cuando les quitamos por ciertos días sus artículos de juego y comunicación. Después de quitarle el celular, la Tablet o la computadora los jóvenes de la casa lo pensarán dos veces antes de portarse mal.

La madurez de nuestros hijos se forma por medio de la educación y el ejemplo que ven en sus casas, seamos responsables y criemos hijos con el sentido del respeto, del compañerismo y ante todo a no mentir, porque la honestidad es un valor que se ha perdido en nuestra sociedad.

Déjanos tu comentario