Vacaciones con tu perro

pexels-photo-374845 (1)

 

Si tus vacaciones son fuera del país y tienes que tomar avión o barco debes tomar ciertas precauciones, es importante consultar antes las normas de la aerolínea e infórmate de las limitaciones que imponen, para evitar sorpresas, no hay que olvidar que diez días antes se debe de presentar un certificado de salud de tu perrito. Si eliges un trayecto en barco o tren, pregunta también los requisitos tanto de viajes nacionales como internacionales, muchas cosas cambian dependiendo del país o la marca de medio de transporte.

Antes de salir de casa es imprescindible que el perro tenga puestas todas sus vacunas al día, como la de la rabia, el moquillo, la hepatitis, la leptospirosis y la de la tos de las perreras. Además, deberá estar protegido contra parásitos externos como pulgas y garrapatas.

Es importante llevarle juguetes, su tacita del agua, alimento, galletas, si vas a la playa es importante bañarlo para evitar que la arena le afecte, o el agua de mar, debemos cepillarlo, no dejarlo por largas horas expuesto al sol, es como llevar a un niño a pasear, debemos tener precauciones y cuidarlos. Para que el animal no extrañe su hogar, es recomendable que lleve consigo alguno de sus Juguetes y sus snacks habituales. Así será más fácil que esté tranquilo en la habitación si los dueños deciden salir sin él.

Debemos de llevarlo antes de visita al veterinario para hacerle un chequeo ver si está bien de vacunas. No está de más que los dueños se lleven un botiquín con algunos medicamentos básicos para el perro, debemos estar preparados para cualquier imprevisto o accidente.

Si vamos a manejar durante muchas horas, y nuestro perro los acompaña debemos durante el trayecto es necesaria su hidratación cada vez que se haga una parada cada 2 horas y que coma cuando se haya llegado a destino, si el perro se marea en el carro es necesario en este caso es recurrir a alguna medicina para los mareos, existen pastillas, bebidas que ayudan a evitar estos síntomas, muchos perros no están acostumbrados a viajes largos y tienden a vomitarse, no los regañes, ellos no tienen la culpa.

Déjanos tu comentario