El amor propio y el éxito profesional

El amor propio y el éxito profesional

Una pregunta: ¿Qué ves al mirarte al espejo?

Hazte esta pregunta con sinceridad y piensa cómo te ves a ti misma. Es probable que si respondes con sinceridad, puede que no te agrade lo que ves. Tranquila, no eres la única, todo es cuestión de tomar cartas en el asunto.

Suele suceder que no nos vemos a nosotros mismos como realmente nos ven los demás. No muchas veces nos damos cuenta de nuestro potencial oculto, el cual se enmascara con la duda.

El amor propio y el éxito profesional son directamente proporcionales, mientras más alto esté uno, más alto estará el otro.

Cultiva tu amor propio

Para que logres ser verdaderamente exitosa, tienes que aprender a amarte a ti misma a pesar de los momentos difíciles. Como mujer, debes entender que es posible tomar las riendas de las cosas y comenzar de nuevo. 

El poder mejorar cualquier aspecto de tu vida profesional o personal empieza en el momento en que te miras a ti misma y decides realizar los cambios necesarios para ser una mejor profesional y una mejor persona.

Cómo te sientes contigo misma realmente afecta todos los aspectos de tu vida, incluso tu carrera. Tu mayor crítico eres tú misma, es decir, a quien miras todos los días al espejo. 

¿Eres una mujer de negocios?

No solo mantengas tu mente en ganar dinero a toda costa. Si quieres prosperar de una manera sólida, tienes que mantenerte comprometida incluso cuando las cosas no vayan bien. Debes estar consciente que los tiempos difíciles vendrán, pero están ahí para empujarte a crecer.

Mantén tus gastos generales siempre bajos en la medida de lo posible y asegúrate de ofrecer a tus clientes algo tan valioso que, serían unos tontos si no hacen negocios contigo. Este mundo te necesita, así que muéstrale lo que vales.  

Recuerda no olvidar tu vida personal

Asegúrate de tomar siempre como mínimo dos días a la semana para descansar y divertirte. Sal al parque a caminar o leer, pasear en bicicleta, juega al tenis, etc.

No puedes pensar con claridad si todo el tiempo estas trabajando. El amor propio y el éxito profesional no florecen si no existe un tiempo de relajación para recargar tus fuerzas. 

Rompe la duda

El amor propio te motiva a arriesgarte. Te fortalece y te da autoconfianza teniendo fe incluso cuando todos los demás dudan.

La manera de romper con la duda es progresar, incluso si el progreso es pequeño, ya sea en los negocios o la vida. 

Si notas que te estas acercando a tu meta, independientemente de lo pequeña sea, te da confianza y aumenta tu fe. Si logras hacerlo consistentemente, entonces la duda quedará atrás. 

Acepta nuevos retos

Existen dos maneras de afrontar nuevos desafíos que te sacan de tu zona de confort:

  1. Puedes verlo como algo que jamás has hecho y es muy probable que falles. Por lo que terminarás retirándote del desafío y manteniéndote en tu zona de confort.
  2. Al darte cuenta que nunca los has hecho, lo tomas  como un nuevo desafío. Independientemente si logras el objetivo o no, el aprendizaje te servirá.

El primer caso es el de alguien con la autoestima baja, mientras que el segundo enfoque, es el que adoptara una persona con la autoestima alta.

Déjanos tu comentario